Últimos articulos

¡Hechos especialmente para ti!

Los secretos de la mente millonaria - resumen T. Harv Eker

2020-10-03 Alexander Sánchez

¿Te gustaría saber como piensan los ricos y tener una mente millonaria?

¿Te gustaría conocer los secretos de las personas millonarias?

¿Estás dispuesto a cambiar tu forma de pensar acerca del dinero?

¿Te encuentras mal financieramente o solo tienes para vivir al día y quieres cambiar eso?

 

Si tu respuesta fue “Si” a alguna de las tres preguntas, ¡felicidades! tienes lo que se necesita para iniciar este maravilloso camino de una mente millonaria. 

Solo ten cuidado, porque lo bueno de la vida no es fácil.

Bien, iniciemos.

En el libro de “Los Secretos de la Mente Millonaria”, el autor inicia afirmando lo siguiente: 

Si tu “patrón financiero” subconsciente no está «programado» para el éxito, nada de lo que aprendas, nada de lo que sepas y nada de lo que hagas hará cambiar mucho las cosas.

La inmensa mayoría de las personas sencillamente no posee la capacidad interna necesaria para crear y conservar grandes sumas de dinero, ni para afrontar el mayor número de retos que acompaña siempre al hecho de tener más dinero y más éxito. 

Recuerda esto (el autor lo repite mucho), tu interior es el reflejo de tu exterior. Si hoy estás mal económicamente o en tu vida, entonces no has cambiado algo fundamental, así es, adivinaste. ¡Tú interior!

Esa, amigos míos, es la principal razón por la que no tienen más dinero o tu vida va muy mal.

Pero tranquilo, lo magnífico de nosotros los seres humanos es que podemos cambiar el rumbo de nuestro destino, cuando nos los proponemos.

Iniciemos definiendo algunas cosas importantes, las declaraciones, que son fundamentales en el libro.

 

¿Qué es una declaración? 

Acción y efecto de declarar o declararse, positivamente o negativamente. RAE 

 

¿Por qué las declaraciones son una herramienta tan valiosa? 

Porque todo está hecho de una sola cosa: de energía. Toda energía viaja en frecuencias y vibraciones.

 

Por lo tanto, cada declaración que haces lleva su propia frecuencia vibratoria. Cuando pronuncias una declaración en voz alta, su energía vibra en todas las células de tu cuerpo, y tocándote el cuerpo al mismo tiempo puedes sentir su resonancia, que es única. Las declaraciones no sólo envían un mensaje concreto al universo: mandan también un poderoso mensaje a tu subconsciente.  

Te recomiendo que pronuncies tus declaraciones en voz alta cada mañana y cada noche. Y si las dices mientras te miras al espejo, eso acelerará aún más el proceso.

DECLARACIÓN:

«Mi mundo interior crea mi mundo exterior». 

 Ahora tócate la cabeza y di:

«Tengo una mente millonaria».

Tu patrón financiero está compuesto por una combinación de tus pensamientos, tus sentimientos y tus acciones en relación con el dinero.  

Aquí reside el problema: todas las afirmaciones que oíste sobre el dinero cuando eras niño permanecen en tu subconsciente como parte del patrón que está rigiendo tu vida económica.

Reprogramación de tu patrón financiero

Existen cuatro elementos clave para el cambio, cada uno de ellos esencial en la reprogramación de tu patrón financiero. Son sencillos, pero profundamente poderosos.

El primer elemento de cambio es la conciencia: no puedes cambiar algo a menos que conozcas su existencia.

El segundo es la comprensión: entendiendo cuál es el origen de tu «forma de pensar» puedes reconocer que ésta procede de fuera de ti.

El tercero es la disociación: una vez que te das cuenta de que esta forma de pensar no eres tú, puedes separarte de ella y decidir en el presente si conservarla o desprenderte de ella, basándote en quién eres hoy y en donde quieres estar mañana. Puedes observar esta forma de pensar y verla como lo que es: un «archivo» de información que quedó guardado en tu mente hace mucho, mucho tiempo, y que ya no puede contener verdad ni valor alguno para ti.

El cuarto elemento del cambio es el reacondicionamiento.

Pasos para el cambio: programación verbal

CONCIENCIA: Escribe todas las afirmaciones que oías acerca del dinero, la riqueza y la gente rica cuando eras niño. ¿Oíste alguna vez expresiones como: el dinero es el origen de todos los males, los ricos son avariciosos y mezquinos, los ricos son malvados, está podrido de dinero, para juntar algún dinero tienes que matarte a trabajar, el dinero no crece en los árboles, no puedes ser rico y espiritual, la felicidad no puede comprarse, poderoso caballero es don Dinero, los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres, no todo el mundo puede ser rico, nunca se puede llegar a todo, y la infame eso no es para nosotros?  

COMPRENSIÓN: Escribe como crees que, hasta ahora, han afectado dichas afirmaciones a tu economía. 

DISOCIACIÓN: ¿Te das cuenta de que esos pensamientos representan únicamente lo que aprendiste y no forman parte de tu anatomía ni son tu? ¿Te das cuenta de que en el momento presente tienes la opción de ser distinto?

DECLARACIÓN:

Pon la mano sobre el corazón y di:

«Lo que sé acerca del dinero no es necesariamente cierto. Decido adoptar nuevas formas de pensar que contribuyan a mi felicidad y a mi prosperidad».  

Tócate la cabeza y di:

«Tengo una mente millonaria».

La razón o motivación que tengas para ganar dinero o lograr éxito es vital. Si tu motivación para adquirirlos procede de una raíz no productiva, como el miedo, la rabia o la necesidad de «demostrar lo que vales», el dinero nunca te reportará felicidad.  

¿Por qué? Porque no puedes solucionar ninguna de estas cuestiones con dinero.

Pasos para el cambio: modelos de referencia

CONCIENCIA: Considera las formas de ser y los hábitos que tu padre y tu madre tenían con relación al dinero y la riqueza. Escribe de qué modo puedes ser idéntico u opuesto a cualquiera de ellos.  

COMPRENSIÓN: Escribe el efecto que han tenido esos modelos de referencia en tu vida financiera.  

DISOCIACIÓN: ¿Vez que este modo de ser es solo algo que aprendiste y que no eres tú? ¿Te das cuenta de que en el momento presente tienes la opción de ser distinto?

DECLARACIÓN:

Pon la mano sobre el corazón y di:

«Lo que tomé como modelo en torno al dinero era la forma de actuar de ellos. Ahora yo decido la mía».  

Tócate la cabeza y di:

«Tengo una mente millonaria!».

Ser consciente es observar tus pensamientos y tus acciones de modo que en el momento actual puedas vivir eligiendo verdaderamente, en lugar de ser dirigido por programaciones del pasado.

Déjame expresarlo sin rodeos: cualquiera que diga que el dinero no es importante, no tiene un céntimo! La gente rica comprende la importancia del dinero y el lugar que este ocupa en nuestra sociedad. Por otra parte, la gente pobre trata de validar su ineptitud financiera empleando comparaciones irrelevantes. Argumentarán: «Pero el dinero no es tan importante como el amor>.

No hay ninguna persona rica que crea que el dinero no es importante. 

Cuando te estás quejando te conviertes en un imán viviente para la desgracia.

La gente rica juega al juego del dinero para ganar. La gente pobre juega al juego del dinero para no perder.

DECLARACIÓN

Pon la mano sobre el corazón y di:

«¡Mi meta es convertirme en millonario y más!». 

Tócate la cabeza y di:

«¡Tengo una mente millonaria!»

La razón número uno por la que la mayoría de la gente no obtiene lo que quiere es que no sabe lo que quiere. La gente rica es totalmente franca en cuanto a decir que quiere riqueza. Ellos son firmes en su deseo. Están completamente comprometidos a crear riqueza. Mientras sea legal, moral y ético, harán lo que haga falta para tener riqueza. Los ricos no envían mensajes contradictorios al universo. La gente pobre sí.

DECLARACIÓN

Pon la mano sobre el corazón y di:

¡Me comprometo a ser rico!

Tócate la cabeza y di:

«¡Tengo una mente millonaria!»

¿Estás dispuesto?

¿Estás dispuesto a trabajar dieciséis horas al día? La gente rica sí. 

¿Estás dispuesto a trabajar los siete días de la semana y a renunciar a la mayoría de tus fines de semana? La gente rica sí. 

¿Estás dispuesto a sacrificar ver a tu familia y a tus amigos, y a renunciar a tus actividades recreativas y pasatiempos? La gente rica sí. 

¿Estás dispuesto a arriesgar todo tu tiempo, tu energía y tu capital inicial sin ninguna garantía de devolución? La gente rica sí. 

Durante un tiempo, que uno espera que sea corto pero que a menudo es largo, los ricos están dispuestos a hacer todo lo que he mencionado en el párrafo anterior.

Céntrate en lo que tienes, no en lo que no tienes. Haz una lista de diez cosas que hay en tu vida por las que puedas estar agradecido y léela en voz alta. Después léela cada mañana durante los próximos treinta días. Si no aprecias lo que tienes, no obtendrás nada más y no necesitas más.

La gente rica admira a otra gente rica y próspera. A la gente pobre le molesta la gente rica y próspera. Los pobres miran a menudo el éxito de otros con resentimiento, con celos y con envidia. Los critican: «Tienen tanta suerte », o murmuran entre dientes: «Esos ricos estúpidos ».

Debes tener presente que si tu visión de la gente rica es mala de cualquier modo, forma o manera, y quieres ser una buena persona, jamás podrás ser rico. Es imposible. ¿Cómo puedes ser algo que desprecias profundamente?

Una de las filosofías por las que me rijo en mi vida proviene de la antigua sabiduría Huna, las enseñanzas originarias de los ancianos de Hawai. Dice así: «Bendice aquello que quieras». Si ves a una persona con una hermosa casa, bendice a esa persona y bendice esa casa. Si ves a una persona con un bonito coche, bendice a esa persona y bendice ese coche. Si ves a una persona con una familia encantadora, bendice a esa persona y bendice a esa familia. Si ves a una persona con un hermoso cuerpo, bendice a esa persona y bendice su cuerpo.

DECLARACIÓN

Pon la mano sobre el corazón y di:

«Imito a la gente rica y próspera» «Me relaciono con gente rica y próspera» «Si ellos pueden yo puedo».  

Tócate la cabeza y di:

«¡Tengo una mente millonaria!».

Ve a la biblioteca, a una librería o a Internet y léete una biografía de alguien que sea o fuese extremadamente rico y próspero. Andrew Carnegie, John D. Rockefeller, Mary Kay, Donald Trump, Warren Buffett, Jack Welch, Bill Gates y Ted Turner son unos cuantos buenos ejemplos. Utiliza su historia para inspirarte, para aprender estrategias de éxito concretas y, lo más importante, para copiar su disposición mental.

Los líderes ganan una barbaridad de dinero más que los seguidores!  Lee libros, escucha audios y CDs, y haz cursos sobre mercadotecnia y ventas. 

Conviértete en experto en estos dos campos hasta el punto de poder promocionar tu valía con éxito y con el cien por cien de integridad.

DECLARACIÓN

Pon la mano sobre el corazón y di:

«Yo soy más grande que cualquier problema». «Puedo manejar cualquier problema». 

Tócate la cabeza y di:

«Tengo una mente millonaria!».

El secreto del éxito no es tratar de evitar los problemas ni deshacerte de ellos; tampoco acobardarte ante ellos. El secreto es crecer tú de forma que seas más grande que cualquier problema.

Cuanto más grandes sean los problemas que puedas resolver, mayor será el negocio que podrás manejar; cuanto mayor sea la responsabilidad que puedas asumir, a más empleados podrás dirigir; cuantos más clientes tengas, más dinero podrás manejar y, en última instancia, más riqueza podrás administrar.

Te repito, ¡tu riqueza puede crecer únicamente hasta donde lo hagas tú!

El objetivo es que crezcas hasta un lugar en el que puedas superar cualquier problema u obstáculo que se interponga en tu camino de crear riqueza y de conservarla.

DECLARACIÓN

Pon la mano sobre el corazón y di:

«Soy un excelente receptor. Estoy abierto y dispuesto a recibir enormes cantidades de dinero en mi vida».  

Tócate la cabeza y di:

«¡Tengo una mente millonaria!».

Cualquier cantidad de dinero que te encuentres o que recibas debería celebrarse con entusiasmo. Grita: «Soy un imán para el dinero. Gracias, gracias, gracias». Esto es válido tanto para el que te encuentres en el suelo como para el que recibas como regalo, del gobierno, como sueldo y de tu negocio o negocios.

Recuerda: el universo te está ayudando. Si declaras constantemente que eres un imán para el dinero, y sobre todo si tienes la prueba, el universo dirá, simplemente: «Vale», y te enviará más. 

Consientete. Al menos una vez al mes, haz algo especial que te guste a ti y que le guste a tu espíritu: recibe un masaje, una manicura o una pedicura, asiste a una comida o a una cena extravagante, alquila un barco o una casita de fin de semana.

Haz cosas que te permitan sentirte rico y merecedor. La energía que emitas por esta clase de experiencia enviará al universo el mensaje de que vives en la abundancia, por lo que el universo hará simplemente su trabajo y dirá: «Vale», y seguidamente te ofrecerá oportunidades de obtener más.

DECLARACIÓN

Pon la mano sobre el corazón y di:

«Elijo que se me pague de acuerdo con mis resultados». 

Tócate la cabeza y di:

«¡Tengo una mente millonaria!».

 

DECLARACIÓN

Pon la mano sobre el corazón y di:

«Soy un excelente administrador del dinero». 

Tócate la cabeza y di:

«¡Tengo una mente millonaria!».

Hasta que demuestres que sabes manejar lo que tienes

 ¡No obtendrás más!

La gente rica piensa a largo plazo: equilibra su gasto en disfrute de hoy con invertir para la libertad de mañana. La gente pobre piensa a corto plazo: dirige su vida basándose en la satisfacción inmediata. Los pobres utilizan la excusa: «¿Cómo puedo pensar en mañana cuando apenas puedo sobrevivir hoy?». El problema radica en que, al final, el mañana acabará convirtiéndose en hoy; si no te has ocupado del problema de hoy, mañana estará diciendo lo mismo otra vez. 

La idea es hacer trabajar a tu dinero para ti tanto como tú lo haces por él, y eso significa que tienes que ahorrar e invertir en lugar de que gastártelo todo se convierta en tu misión en la vida. Es casi gracioso: la gente rica tiene mucho dinero y gasta poco, mientras que la gente pobre tiene poco dinero y gasta mucho.

Largo plazo frente a corto plazo: los pobres trabajan a fin de ganar dinero para vivir hoy; los ricos lo hacen a fin de ganar dinero para crear sus inversiones, que pagarán su futuro.

La gente rica compra activos, cosas que tengan probabilidades de aumentar de valor; la gente pobre compra gastos, objetos que disminuirán de valor. Los ricos acumulan terreno; los pobres, cuentas pendientes. No esperes a comprar bienes inmuebles. Compra bienes inmuebles y espera.

Nadie ha muerto jamás de incomodidad, y, sin embargo, vivir en nombre del confort ha matado más ideas, oportunidades, acciones y crecimiento que todo lo demás junto. ¡La comodidad mata! Si tu objetivo en la vida es estar cómodo, te garantizo dos cosas: primera, jamás serás rico; segunda, jamás serás feliz. La felicidad no proviene de vivir una vida con poco entusiasmo, preguntándose siempre que podría haber sido. La felicidad viene como consecuencia de hallarnos en nuestro estado natural de crecimiento y vivir de acuerdo con nuestro máximo potencial. 

Practica salir de tu zona de comodidad. Toma de manera intencionada decisiones que te resulten incómodas. Habla con personas con quienes normalmente no hablarías, pide un ascenso en tu trabajo o sube los precios en tu negocio, despiértate una hora antes cada día, camina por el bosque de noche.

DECLARACIÓN

Pon la mano sobre el corazón y di:

«Me comprometo a aprender y crecer constantemente». 

Tócate la cabeza y di:

«¡Tengo una mente millonaria!».

 

Yo aprendí mi camino al éxito, de modo que ahora me toca a mí ayudar a otros. Mi misión es «formar e inspirar a la gente para que viva mejor en función del coraje, la decisión y la alegría en lugar de hacerlo basándose en el miedo, la necesidad y la obligación».

Fin del Resumen

 

Si llegaste a este punto 

¡Felicidades! 

 

Te has ganado un consejo personal, que puedes tomarlo o ignorarlo.

Existen muchas riquezas de un ser humano, la que conocemos y mayormente buscamos es la económica, está bien, el dinero es bueno y es mejor tenerlo a no tenerlo (palabras de Zig Ziglar).

 

Te enlisto algunas riquezas que debes trabajar para tener una vida rica y próspera.

Riqueza de conocimiento

Riqueza familiar

Riqueza económica

Riqueza de la amistad

Riqueza del amor

 

Trabaja en ellas y tu mundo cambiará.

 

Y por último

Recuerda, tendrás que hacer cosas que te incomodan y te saquen de tu zona de confort, pero amigo, los resultados valen la pena.

¡Saludos!