Últimos articulos

¡Hechos especialmente para ti!

Manejo de la ansiedad en épocas de confinamiento.

2020-09-11 Jonas Riveroll

La ansiedad es uno de los fenómenos que más ha afectado a las personas en esta época de confinamiento, y es por ello que en esta ocasión hablaremos sobre ella y como podemos manejarla.

¿Qué es?

La ansiedad es un sentimiento de miedo, temor e inquietud. Hace que la persona que la padezca sude, se sienta inquieto, tenso, y tenga palpitaciones. Puede ser una reacción normal al estrés, como por ejemplo, puede sentirse ansioso cuando se enfrenta a un problema difícil en el trabajo, antes de tomar un examen o antes de tomar una decisión importante.

Si bien la ansiedad puede ayudar a enfrentar una situación, además de darle un impulso de energía o ayudarle a concentrarse, para las personas con trastornos de ansiedad el miedo no es temporal y puede ser abrumador.

En ocasiones, el sistema de respuesta a la ansiedad se ve desbordado y funciona incorrectamente. La persona se siente agobiada con un sentimiento de indefensión y, en general, se genera un deterioro del funcionamiento psicosocial y fisiológico. También se plantea que cuando la ansiedad se presenta de una forma muy fuerte y prolongada puede llegar a interferir con las actividades normales de la persona, entonces se la considera como un trastorno.

Sin embargo, en algunas ocasiones padecer esta condición no implica precisamente algo negativo pues, de acuerdo a la sociedad española de medicina interna, la ansiedad es un mecanismo adaptativo natural que nos permite ponernos alerta ante sucesos comprometidos. En realidad, un cierto grado de ansiedad proporciona un componente adecuado de precaución en situaciones especialmente peligrosas. Una ansiedad moderada puede ayudarnos a mantenernos concentrados y afrontar los retos que tenemos por delante.

Tipos de ansiedad.

La ansiedad se manifiesta a nivel emocional y físico, estos pueden ser algunos de sus síntomas.

  • Síntomas mentales: preocupación constante, cansancio, irritabilidad y problemas para concentrarse y conciliar el sueño.
  • Síntomas físicos: pulsaciones elevadas, sudoración excesiva, tensión muscular, temblores, mareos, desmayos, 

También hay varios tipos trastornos de ansiedad como por ejemplo:

  1. El trastorno de ansiedad generalizada consiste en una tensión crónica aun cuando nada parece provocarla. Esta preocupación o nerviosismo excesivo es casi diario y se diagnostica como tal cuando tiene una duración mínima de seis meses.
  2. En el trastorno de pánico (o ataque de angustia): El paciente experimenta crisis recurrentes de angustia que surgen espontáneamente. Se trata de una ansiedad aguda y extrema en la que es frecuente que la persona que la padece crea que va a morir. Estos ataques repentinos de miedo intenso no tienen una causa directa. En ocasiones, los pacientes que sufren este trastorno desarrollan angustia por experimentar el próximo ataque, cuya ocurrencia no pueden prever, es la llamada ansiedad anticipatoria.
  3. El trastorno fóbico tiene como rasgo esencial la presencia de un temor irracional y persistente ante un objeto específico, actividad o situación con la consecuente evitación del objeto temido. Por ejemplo, el miedo a volar, a los pájaros o a los espacios abiertos.
  4. El trastorno obsesivo-compulsivo en él se incluyen pensamientos o acciones no voluntarios que el paciente no puede dejar de pensar o hacer para no generar ansiedad. En todo caso, el sujeto reconoce el carácter absurdo de sus pensamientos o acciones. Por ejemplo: lavarse las manos cada poco rato.
  5. El trastorno por estrés post-traumático se da en aquellos casos en los que se presentan secuelas psicológicas desagradables tras el impacto de un trauma emocional, una guerra, una violación, etc. Se caracteriza por los recuerdos persistentes del suceso traumático, un estado emocional con exaltada vigilancia y la reducción general de interés por los sucesos cotidianos.

¿Cuáles son algunos de los síntomas de la ansiedad?

Los diferentes tipos de trastornos de ansiedad pueden tener síntomas diferentes. Pero todos muestran una combinación de:

  • Pensamientos o creencias ansiosos difíciles de controlar: Le hacen sentir inquieto y tenso e interfieren con su vida diaria. No desaparecen y pueden empeorar con el tiempo

  • Síntomas físicos, como latidos cardíacos fuertes o rápidos, dolores y molestias inexplicables, mareos y falta de aire.
  • Cambios en el comportamiento, como evitar las actividades cotidianas que solía hacer

Consejos para reducir la ansiedad.

Ahora que entendemos un poco más sobre que es, como se manifiesta y cuáles son sus síntomas te recomendaremos algunas actividades que pueden ayudarte a reducir el exceso de ansiedad, algunas de estas pueden ser:

Relajación física y mental.

Una de las principales recomendaciones es la relajación de nuestro cuerpo y mente, para esto te recomendamos buscar algún sitio de tu hogar en donde puedas estar excluido, normalmente es nuestra habitación, para poder recostarse y hacer ejercicios de respiración continua y suave, despejando nuestra mente y concentrándonos en esa actividad.

Distrayendo nuestra mente.

Para este punto tenemos algunas propuestas muy interesantes, la principal es escuchar música, las terapias que emplean esta herramienta son de las más efectivas, y es que cuando escuchamos esas canciones que nos gustan y emocionan solemos entrar en un estado de relajación o emoción más positiva y distraen nuestra mente.

Otra actividad interesante para verdaderamente distraer nuestra cabeza, podría ser realizar juegos de habilidad mental, que por una parte nos mantendrán ocupados y por otra, nos ayudan a mejorar otras habilidades cognitivas como la memoria, nuestra capacidad de análisis, la concentración entre muchas otras. Un reto interesante para esta actividad podría ser intentar armar un cubo de Rubik.

Para nuestra última recomendación, aunque parezca raro, vamos a contradecir un poco a la primera actividad, pero no creas que es porque no funcione, sino más bien es para entrar a otro estado de ánimo, y es que el ejercicio es una opción excelente para combatir la ansiedad, nos ayuda a deshacernos de ese exceso de energía que nos mantiene tensos y alterados, si a esto lo acompañamos de una buena alimentación nos ayudará a mejorar nuestra salud en general.

Ahora que conoces un poco más sobre la ansiedad, no dejes que esta te consuma, trabaja día a día para mantenerla controlada y disfruta todo lo que haces, si vivimos constantemente preocupándonos por todo lo que pasa a nuestro alrededor nunca llegaremos aprovechar todo lo que el mundo tiene para nosotros.

Por parte del equipo que integra a Grupo SAME te deseamos que tengas una excelente semana y que hagas todo aquello que te gusta.

 

MF. Jonas A. Riveroll Hernández.